Tuesday, July 18, 2006

Beirut (por ejemplo)


Otra ciudad distinta a la mía está sufriendo el acoso de un Dios. Los bombardeos la llenan de una luz miserable. Las gentes de a pie corren. Las gentes de a pie mueren. No son ellos culpables de lo infinito, de que otro Dios secuestre y mate para salvarse a sí mismo. Las gentes no preguntan. No entienden. Sólo saben que resguardarse es lo único que importa y recoger a sus muertos y llorarles.

Debe tener un sentido todo esto. Dioses luchando desde sus alturas y hombres y mujeres y niños y perros tirados por los suelos muertos de miedo. Y se repite la historia con las mismas cosas.

Desde aquí llenamos clínicas de estética porque, por lo visto, nos sobra un pedazo de carne. Ayer nosotros también corrimos, estrenamos mundialmente la moda de bombardear ciudades enteras repletas de sus pobladores pero eso fue ayer y hoy es otro día.

El efecto boomerang nos devuelve lo que arrojamos, marea el universo con su vaivén, nos pone y nos quita, viene y va. ¿Cuánto falta para dar la vuelta? ¿Por qué no lloramos la muerte ajena?

Mi ciudad está envuelta en una nube de calor natural y yo no puedo gritar desventuras que no tengo. Paseo bajo el sol, bebo agua, descanso, retomo el camino. Soy afortunada por el momento.

Quizá del cielo, tarde o temprano, baje una nube de lágrimas.

4 comments:

thalatta said...

Ni el cielo llora, trágico...

Pol said...

Es lo que tenemos...desgraciadamente, no todos lo disfrutan...y claro, con lo fácil que es hacer zapping...

fulanytadetal said...

Muchas Gracias por visitarme.
Thalatta, me parecen muy interesantes las poesías de Gloria Fuertes, había oído hablar de ellas pero no las conocía (exceptuando las de niños, claro!)
Pol, buen viaje a Inglaterra y que sigas con tu página sin crisis cada 9 meses...

DINOBAT said...

Hola que tal?, pues nada pasaba a revisar blog y me parece interesante el tuyo, espero poder leernos : ), saludos,


Jacobo